viernes, 11 de noviembre de 2016

A quién si no...

A ti, que nunca escribo como mereces.
A ti, que nunca dedico las suficientes palabras en papel como me inspiras.
A ti, que las carreras y las rutinas roban los ratos que nos gustaría regalarnos.
A ti, que echas de menos las mismas cosas que yo.
A ti, que crees, como yo, en nuestra lucha y no en la suerte.
A ti, que cada día te pareces más a tu compañera y que tu compañera se parece más a ti.
A ti, que compartes conmigo los sueños más locos y también los más sencillos.
A ti, que filtras como nadie.
A ti, que ves brillo cuando otros ven oscuridad.
A ti, que desenredas situaciones con elegancia.
A ti, que crees en mí como nadie.
A ti, que te reinventas con tanta soltura que parece que nunca hiciste otra cosa.
A ti, que me dices cada día lo especial que me ves.
A ti, que me das las gracias por convertirte en padre.
A tí, que sirves de pilar con tanta solidez que dudo de que un día no estuvieras.
A tí, que regalas las caricias más sinceras y dulces.
A tí, que amas con tanta transparencia.
A ti, que me necesitas como nadie.
A ti, que necesito como a nadie.
A ti, que te elijo cada día.
A ti, que el miedo a tu ausencia me paraliza el corazón.
A ti, que pones rumbo en la deriva.
A ti, que no te cabe tanta generosidad en el pecho.
A ti, que con tu risa llenas de luz nuestras paredes.
A ti, que haces de mi vida un paraíso.
A ti, a ti, a ti.
A ti te amo más que a nada. A ti.

2 comentarios:

Noite de luna dijo...

Desde luego me ha quedado claro que estás enamorada.

Un abrazo

Isabel dijo...

Ja, ja, ja, desde luego Noite, no fallas.

Sobrina, me encantan tus palabras.
Abrazos